We are here for you in these difficult times. Check out our latest SOLVE COVID-19 Resources Here

Dismiss
Every Learner Everywhere

"Juntos podemos superarlo": Cómo se está adaptando al aprendizaje a distancia un estudiante especializado en justicia criminal.


Estudiante de tercer año de la Universidad Estatal de Georgia Malachi Moultrie había decidido estudiar derecho en su primer año de universidad cuando se enteró de la tasa de condenas injustas en los Estados Unidos.

"Fue entonces cuando pensé, bueno, alguien tiene hacer algo", dice Moultrie, refiriéndose a los datos del Proyecto Inocencia que indican que el 1 por ciento de la población actualmente encarcelada ha sido falsamente condenada, y del Registro Nacional de Exoneraciones que indica que las personas de piel negra tienen muchas más probabilidades de ser condenadas injustamente.

"Alguien tiene que adoptar una posición y ser un buen asesor legal de estas personas", relata él. "Y me dije, bueno, ¿por qué no lo hago yo?"

Hasta la primavera de 2020, los estudios de Moultrie para convertirse en un abogado iban avanzando según lo previsto. Moultrie se está especializando en justicia criminal con una concentración en estudios legales y ha logrado conocer a mucha gente a través de la Fraternidad Legal Internacional Phi Alpha Delta, además de perfeccionar sus habilidades de entrevista y leer los libros de preparación para el LSAT que sus hermanos de la fraternidad le recomendaron.

Esa red de mentores mayores sigue ahí, pero Moultrie no ha podido reunirse con ellos en persona durante varios meses debido a la pandemia del COVID-19. Aunque los mensajes de texto y las reuniones en línea son un sustituto viable, no llegan a sentirse como algo natural. Moultrie está aprendiendo durante la crisis del coronavirus lo mucho que prefiere la interacción en persona.

“Puedo hacer esto”

Durante el semestre de otoño del 2020, Moultrie está tomando tres clases en línea y una cuarta clase de formato mixto, en la cual asiste al salón de clases un día a la semana. En esta clase presencial, todos deben utilizar mascarillas faciales y se sientan a cuatro escritorios de distancia.

Hasta ahora, el formato mixto es su favorito y él desearía que los profesores lo utilizaran con mayor frecuencia. Debido a que a Moultrie le va mejor en las clases presenciales, la transición a la enseñanza en línea durante el semestre de la primavera del 2020 fue difícil al principio.

"Estaba un poco nervioso", dice él. "No sabía cómo me iría en ese entorno porque nunca antes había hecho algo así. Me tomó una semana adaptarme al 'Muy bien, estamos en línea'. Puedo hacer esto".

Remoto no significa sin contacto

Moultrie no se opone rotundamente a las clases en línea y disfruta de la comodidad de hacer algunos trabajos desde su dormitorio, pero aún así se le dificulta no poder ver a sus instructores. Algunos de sus cursos a distancia son completamente asincrónicos, sin clases en las que pueda hacer preguntas y ver los gestos del instructor. El prefiere tener más reuniones de clase en línea a través de Zoom o WebEx, de forma que los profesores puedan presentar el material en vez de solamente mandar asignaturas de lectura, exámenes y respuestas escritas a las tareas.

"Creo que todos los profesores deben entender que aunque estemos en línea, necesitamos vernos unos a otros", dice él. "Es muy difícil aprender por uno mismo. Algunas personas, como yo, necesitan usar todos sus sentidos para captar completamente la materia".

Muchos de sus amigos han cancelado algunas clases este semestre debido al estrés relacionado con la pandemia y al exceso de trabajo. Moultrie piensa que si los estudiantes tuvieran la oportunidad de socializar, una parte de ese estrés podría aliviarse. A él le gustaría que se realicen más eventos seguros en el campus para ayudar a los estudiantes a socializar de forma segura.

Él vive en un dormitorio de la universidad con un compañero de cuarto. "Me siento como si todos estuviéramos enjaulados y encajonados en este momento", opina.

"Se han realizado algunos eventos en el campus, como por ejemplo la noche de cine durante la cual todos vemos una película, ya sea a través de Zoom o en un área espaciada. Me gustan los eventos así porque demuestran que la universidad está con nosotros. Ellos saben que es un momento difícil y muy complejo. Pero están tratando de hacer lo mejor de esto y espero que juntos podamos superarlo".

Cambio de mentalidad

Moultrie siempre ha sido un estudiante aplicado que asiste a sus clases, entrega las tareas a tiempo y ha estado obteniendo calificaciones sobresalientes. Pero cuando ocurrió la repentina transición al aprendizaje en línea durante la primavera del 2020, Moultrie se dio cuenta de que había algo en sus propias percepciones que lo estaba frenando.

Al principio tenía la tendencia de tratar las versiones en línea de sus clases como algo opcional. Esto se debe a que todo lo demás que hacemos en línea, como conectarse con nuestros amigos en los medios sociales, es una actividad de ocio.

Esa sensación poco familiar acerca de las clases sorprendió a Moultrie, quien menciona: "Tengo que seguir recordándome, no, no es opcional. Es necesario".

Moultrie está seguro de que no es el único estudiante que lucha contra esa disonancia cognitiva sobre el aprendizaje en línea. Las interfaces son similares a las de los medios sociales, pero la mentalidad que requiere es muy diferente, señala él. Los medios sociales fomentan el desplazamiento de la pantalla sin pensar en ello, mientras que las clases requieren que los estudiantes estén presentes. Pero ambas cosas se realizan con el mismo dispositivo.

"Las personas de mi grupo de edad siempre están en sus teléfonos, en Instagram, TikTok y Snapchat", dice él. "Podemos abrir y cerrar estas aplicaciones en cualquier momento, mientras que en una clase tenemos que poner atención durante una hora".

A pesar de las distracciones y el aislamiento, Moultrie cree que hay algo positivo sobre la pandemia. "Me ha dado un poco más de tiempo para darme cuenta de cuál es mi objetivo y cómo alcanzarlo", menciona él.

"Eso requiere que yo estudie mis casos y aprenda a analizar las opiniones judiciales. Estoy haciendo más trabajo escolar y me aseguro de que mi promedio de calificaciones no baje. Es bastante alto ahora mismo con un 3.72. Sólo voy a asegurarme de que esto siga igual".